23 de octubre de 2010

23-10-10 T CANTOS-DEHESA NAVALVILLAR-PEDREZUELA-S AGUSTÍN GUADALIX


A la hora de siempre hemos salido desde Tres Cantos: Alfredo, Javier, José Manuel, Jon y un servidor. Hacía bastante frío. Tras bajar por la tapia del Soto de Viñuelas hemos subido hacia los estudios de cine y la entrada a la Dehesa de Navalvillar. Tras atravesarla se nos unió una pareja de bikers que venían desde Colmenar Viejo. Hemos continuado bordeando el cerro de San Pedro en dirección a la Boca de los tres Valles. Llegado a este punto hemos tirado al embalse de Pedrezuela, cruzando esta localidad para acometer el precioso cañón del Río Guadalix. Tras pasar por San Agustín de Guadalix hemos subido por las lomas que nos dejan junto a la tapia del Soto de Viñuelas para afrontar los últimos repechos y llegar nuevamente al aparcamiento.
La temperatura más baja ha sido de solo 1º. Ya mismo hiela. Día de sol y sin viento. Una ruta intensa que ha colmado nuestras ansias por pedalear. Predominio de carriles y algunas veredas que han satisfecho las almas endureras de algunos.





























Seguir leyendo »

18 de octubre de 2010

17-10-10 MARATÓN SIERRA NORTE


Tras un considerable madrugón, llego a las 8:15h a El Berrueco. Está en la salida 60 de la A-1. Busco el campo de fútbol, habilitado como aparcamiento. Está casi lleno, dudo, pero me meto. Llego hasta el fondo y veo algo de sitio al lado de la portería. Aparco. Salgo pitando para el Ayuntamiento a recoger el dorsal. Hace frío. Estamos a 939m de alitud. Me encuentro con Alfredo y Jorge, ya con los papeles en regla. Este sitio rebosa de gente. Me sitúo en la cola de los dorsales 150-300. Veo a Pedro, a su cuñado y a Carlos. Nos saludamos y animamos. Cuando llevo un ratito observo que hay otra cola con un letrero de inscripciones de la Federación Madrileña de Ciclismo. Pregunto. Efectivamente, antes tengo que pasar por esa cola para sellar la licencia de un día y después ponerme en la cola de los dorsales. Hago ambas colas. Esto va despacio. Llego a la mesa. Me identifico con el DNI, entrego el documento de exoneración de responsabilidad, acredito el sellito de la Federación en mi copia y me dan una bolsa con el dorsal, unas minibridas, un gel, una barrita y una revista atrasada de PLANETA BIKE. Salgo zingando para el aparcamiento. Saco la bici, engraso, monto el GPS, el pulsómetro, me pongo las zapatillas, dudo si manguitos o no. Llevo una primera capa térmica de invierno. Lo dejo estar. Las bridas son de la señorita pepis. No dan ni para el manillar. Llevo bridas en un bolsillo. Coloco el dorsal: 176. Cierro el coche. Salgo volando para la salida.
No hay gente. Veo, doblando la primera esquina, algunos bikers. Un viandante grita "¡Que os quedáis atrás!". ¿será posible que esté llegando tarde? Alucino, pero es así. Son las 8:51. Teóricamente esto salía a las 8:45h, pero con tanta gente pensaba que habría más margen. Doy pedales y me uno al grupo rezagado. Es una bajada entre calles. Llegamos a una carreterita y trato de adelantar lo que puedo. Frenamos y cogemos un carril a la derecha que bordea el embalse del Atazar. Esto se estrecha y voy adelantando como puedo, aunque con poco éxito. El carril culebrea encima del embalse y tras pasar por un puentecito afrontamos la primera vereda. ¡Cielos! La gente está parada. Vamos andando. Sigo un poco más.
Esto no va. Son las 9:07h. Saco la cámara y tiro un par de fotos hacia delante y hacia atrás. Se mueve algo. Seguimos. Unos diez minutos después, otro repecho. Empiezan a bajarse de la bici por ahí arriba. Esto es un castillo de naipes. Pateo hasta que cede el repecho y vuelven a montarse. Voy andando a tramos durante diez minutos. Empiezan unas bajaditas que tienen su aquél. Estamos en el kilómetro 5,5. Aguanto sin bajarme. Hay unos cuantos sube y baja. Seguimos en vereda. Esta zona la vimos de lejos el último día que vinimos de reconocimiento, cuando nos llovió todo. Efectivamente, hay unas rampitas y piedras sueltas que exigen cuidado y culo p'atrás. Llego a una zona más abierta con roderas donde ya estuvimos el otro día. Algnos agujeros, barro, roderas. Vamos más rápidos. Cruzamos la carretera M-131 y nos encontramos con un amplio carril entre praderas y jaras. Hago una foto. Pedaleo rápido y circunvalamos un cerro subiendo y bajando que se denomina en el mapa así, tal cual. "El Cerro". Bendita imaginación. Para atravesarlo hay que bajarse en un tramo en "V" que atraviesa una alambrada, momentáneamente abierta. Hay cola como en las rebajas de El Corte Inglés. Nuevas fotos. Grandes lajas de piedra en la subida. Algo de pateo y arriba de nuevo. El sol calienta algo más, pero el viento es gélido. Cuando vas rápido se nota. Tomamos el GR-10. Atravesamos la Cañada Real y nos acercamos por primera vez a La Cabrera, sin entrar. Es el kilómetro 18.
Bordeamos La Cabrera. Atravesamos un puente bajo la carretera M-124 y tomamos el camino de Redueña. Nos dirigimos hacia el alto de Chifladera. El carril se empina. Las piedras aparecen. Tocamos cota 916m en un cerro que parece el espolón de un barco. Nos dirigimos hacia el famoso "Sifón de San Vicente". La bajadita no sólo es que tenga una pendiente del 22%. Es que está rota, con roderas que son simas. Y piedras oportunamente dispuestas para que te rompas la crisma. La mayoría de la gente baja a pata. Alguno se tira con distinto éxito. Bajo andando por la izquierda. En mitad de la bajada me giro y tiro una foto. Como suele suceder, no hace justicia al original. Llegamos abajo, bendito tramo de asfalto. Kilómetro 24. Es en subida y tiro. Voy adelantando. Tras un zigzagueo llegamos a Redueña, pero no entramos. Tomamos el camino de Torrelaguna sin asfalto y giramos bruscamente a la izquierda para afrontar una vereda en bajada con algún tobogán, que nos lleva bajo el viaducto de la A-1 donde el último día del reconocimiento lavamos las bicis en un chorro canalizado. Tras un repechón (hoy sin barro) llegamos a Cabanillas de la Sierra.
Estamos en el kilómetro 30. Hacemos un bucle por carriles esquivando carreteras y en 5 Km vamos subiendo progresivamente hasta cota 1.117 por encima de la Cabrera. Van floreciendo peñascos. Tomo otra foto y me como una barrita. Comienza una zona de trialeras con escalones que intercalan piedras sueltas y grandes rocas. Algunos tramos son arenosos. Más escalones y piedras. Esto es La Cabrera y los bikers somos cabras saltarinas. Entramos por las calles del pueblo y atravesamos la carretera principal para salir por un lateral del Polideportivo. Aquí salió la carrera el año pasado. Tomamos una vereda con tramos trialeros. Se llama "Camino de los Vallejos". ¡Vaya! Aquí se cayó Alfredo el penúltimo día de reconocimiento. Paso con cuidadín apoyando un pie. De todas formas el terreno está más compacto. El trazado hace un bucle alrededor del "Cancho del chinarro". ¡Y vaya si los hay! Pasamos bajo la M-127 por una zona con reminiscencias del Oeste, "Praderas Largas" hasta "Prado Collado" y hacemos un tramito en paralelo a la A-1. Pasamos por un puente sobre la vía del tren afrontando la subida más larga del día en dirección hacia el "Medio Celemín".
Estamos en el kilómetro 48, a 1.029 m de altitud. Comienza la subida. Algún tramo se pone pesadito. Estamos en una zona de pinos que conduce hasta la Cañada Real Segoviana. Coronamos. No giramos a la izquierda. Por ahí iríamos al "Medio Celemín", que está en cota 1.315. Llegamos hasta 1.250m y giramos a la derecha, por la Cañada. En rápida, pedregosa y peligrosa, bajada. Encuentro un punto de avituallamiento donde paro a reponer líquido y como un puñado de cacahuetes. Hasta ahora no he parado en ninguno. Llegamos a una carretera muy tranquila, la M-988, que finaliza en el apartadero de Lozoyuela. Seguimos por asfalto un par de kilómetros y antes de que esta acabe tomamos un sendero a la derecha.
Kilómetro 59.El sendero va subiendo y luego comienza a bajar. Está muy cerrado. Acaba en un puentecito sobre las vías del tren. Un poco más adelante está el puente sobre la A-1 que dejamos en el kilómetro 48. No llegamos a este punto. Nos meten por la Dehesa de Lozoyuela hasta llegar a tocar este pueblo en el kilómetro 67. No entramos. Seguimos por la Dehesa y bordeamos en paralelo la A-1. Ahora viene una propina subiendo que no esperaba. Llegamos a cota 1.050. Atravesamos la A-1 en el kilómetro 72. Ya queda poco. Esto llanea. La hierba se mece con el viento. Bordeamos unos picos que llaman "Las Cabreras". Queda menos. Esto baja. Cartel de 1 km para la meta, animando y felicitando a quien lo lea. Entro en el pueblo. Pancarta de Meta. Policía municipal facilitando la aproximación. Mesa de llegada. El que toma tiempos me dice "a este lo conozco yo" Es Jorge, el granadino de Madroño MTB con el que hicimos el reconocimiento el día 9. El del Diluvio Universal. Le felicito por la ruta.
Veo a Jorge a lo lejos. "¿Qué tal?" "Bien, he llegado hace diez minutos". "¿Y Alfredo?" "Ha tenido una avería en el kilómetro 5. Ha partido la cadena en la primera cuesta y se ha ido con un cabreo de cien pares En la salida iba el primero en algunos tramos. " Qué mala suerte. Esta ruta está gafada. Vemos llegar a Alfredo. Se ha ido a Madrid y ha vuelto en moto. Echa espuma por la boca. Se vuelve para comer en casa.
Jorge y yo nos tomamos una cerveza con dos trozos de empanada. Pedimos que nos hagan una foto de recuerdo. Hace frío a pesar del sol. La ruta muy bien señalizada. Los controles de paso, con gente muy amable. Incluso algunos chiquillos entusiastas, futuros bicicleteros. Como peros, lo único, los tapones del principio. Como te quedes atrás, vas listo. Las veredas no dan de sí tan cerca de la salida.
Hoy miércoles han salido las clasificaciones. De las 600 inscripciones hemos terminado en tiempo 377. Jorge, campeón, en el puesto 111 con un tiempo de 5:07h. Un servidor, puesto 146 y un tiempo de 5:18h.
Parece que es la última prueba del año. Comienza la época de hibernación, pero algunos seguiremos pedaleando con los amigos.







Video donde se ve a Jorge en varias secuencias:
Seguir leyendo »