28 de marzo de 2016

Escorial-Malagón-Fuente la Reina-Malagón- Escorial


Recalculando. Es el título de una estupenda ruta.

Hoy por cuestiones de agenda (domingo de resurrección) la salida no fue muy concurrida, solo habíamos dado el “sí” Ángel, Álvaro, José Antonio y yo y Ángel causó baja por compromisos familiares a última hora.

La primera sorpresa fue que el frío y el viento habían vuelto… animados erróneamente como estábamos por el sol y por el buen tiempo de la salida del jueves santo…

Además se unió el cambio de hora (que nos quitaría una hora de sueño) con las confusiones acerca de la hora de salida que tuvieron que aclararse telefónicamente. El proyecto era muy ambicioso: convoqué El Escorial-Las Navas del Marqués ida y vuelta tras casi cuatro meses sin salir…

Quedamos a las 9:30 en el parking que queda debajo de la Presa del Romeral y el restaurante Horizontal. Mi primera y grata sorpresa fue poder estrenar la equipación de invierno gestionada por Juanfran y JB, espectacular rendimiento en las muy malas condiciones (frío y viento) que nos acompañaron casi toda la ruta.

Lo primero que afrontamos son las zetas de Abantos que se nos atragantan bastante a José Antonio y a un servidor aunque me resarzo como siempre en el tramo asfaltado donde aprovecho esa ligereza que me caracteriza. Fotitos de rigor en el alto de Malagón y a seguir rapidito que hace un tiempo infame. Seguimos la carretera hasta el desvío a pista, ya en Ávila, hacia la izquierda que nos lleva hacia la bajada al Embalse del Aceña (que suele hacer la Imperial) y donde encontramos en la pista unos divertidos tramos con restos de nieve.

La bajada hacia la presa está muy rota, pero es muy divertida aunque a los que nos falta ritmo rodador nos cuesta lanzamos por ella y nos la tomamos con más calma. Cruzamos la presa y tomamos la carretera hacia la derecha, hasta llegar a la carretera AV-P308 que tomamos un par de kilómetros de cuesta hasta encontrar la pista a mano derecha donde hay una granja.

Seguimos la pista principal (con continuos sube-baja y rompepiernas) hasta llegar a la trifurcación de Fuente la Reina que hacia la izquierda sigue el camino de las puertas hacia Las Navas, de frente sube hacia Cueva Valiente y hacia la derecha nos lleva a la zona que hay entre el Alto de El León y Abantos (y el camping de la arboleda). Ahí realizamos un breefing con análisis de rutas, horas y sensaciones y decidimos abortar el bucle hacia Las Navas y poner camino de vuelta porque se nos había hecho un poco tarde y había cansancio acumulado.

Tomamos la pista, superamos el desvío que baja de Cueva Valiente y paramos a la foto obligatoria en el embalse de CañadaMojada disfrutando de la primera zona verdaderamente rápida y no técnica. Atravesamos el camping de La Nava y su arboleda y de allí ya todo el rato por pista asfaltada (pero que pica siempre para arriba), llegamos al refugio, la fuente y de nuevo la valla en la que cogimos la bajada hacia la presa. En este lapso llaman a filas desde casa a mis insignes acompañantes…

A pocos metros de llegar a la cima de Malagón cogimos el sendero de piedras divertido que sale por la izquierda. Atravesamos por campo hasta la altura de la pradera de las vacas y allí me reservaba Álvaro su última sorpresa… con lo poco que me gusta a mi rematar el día con trialeras… cogimos el nuevo sendero-trialero descubierto en sus excursiones de familia y comenzamos una espectacular bajada entre zetas, piedras, raíces y saltos que nos dejó directamente a la altura de la presa del Romeral. Los que estamos poco acostumbrados a las trialeras la disfrutamos… ¡pero nos gustan más al principio que al final!

Por supuesto llegamos sanos y salvos a los coches pero sin tiempo para que la despedida no fuera austera y sin regar las gargantas, de hecho aún nos encontraríamos un bonito atasco en la carretera que nos obligó a recalcular la vuelta a Las Rozas atravesando Torrelodones hacia Galapagar.

Una ruta muy cañera, de grandes paisajes y, aunque corta, con un desnivel más que aceptable… En la foto de la pantalla del GPS salen 41.71km con una máxima de 50.6 y 3:32 horas en movimiento… con un ascenso acumulado de 1367m.

Salu2 Boulders.

JACOBO

Nota: repetir como Álvaro el comentario al perfecto comportamiento de la nueva equipación y reiterar los agradecimiento a sus promotores Juan & Juan.























Seguir leyendo »

26 de marzo de 2016

Experiencia Plus

Entré en la tienda de Playa Meloneras con el justificante de la reserva. "¿Has reservado una fat bike?" "No, no,  una 27,5 Plus".  Fueron a buscarla.    La levanté en peso. La de dios. El mecánico de la tienda, uno de los pocos que hablaba español, me dice: "Pesará 13 y algo". Cuando  la pesé en la báscula del baño el algo arrasó, pues  pesaba 15 Kg y medio.
 
Tras los ajustes iniciales y la colocación de los soportes del gps y del pulsómetro, salí a probarla. Cuando comencé a coger velocidad empezó a sonar el freno delantero. Como la horquilla era una lefty me di la vuelta, la centraron y volví a salir. Se quitó el ruidito. Me dirigí hacia la presa de Ayagaures y el barranco de Fataga. Una de mis rutas habituales por allí.
 
La ruta
 
Tras salir de la población y urbanizaciones, tomé dirección a dicha presa. El primer tramo es por asfalto en paralelo al cauce de un río seco hasta llegar al pueblo que da al muro. Mucho ciclista con bici de carretera. La mayoría, con pinta de guiris. Para atravesar el muro hay unas curvas con repechones hasta coronarlo. A partir del muro se pierde el asfalto y comienza el carril que circunvala  estos cañones. Este carril permite el acceso a vehículos todo-terreno, si bien hay tramos muy rotos, con piedras sueltas, lajas de piedra y arena, según el tipo de suelo que encuentras. El recorrido es espectacular, pues vas cogiendo altura y ves allá abajo el fondo del barranco en un paisaje sorprendentemente verde. Lo habitual es tener tramos largos, bien en subida o en bajada,  para ir bordeando los barrancos por donde está abierto el carril. El punto más alto de esta ruta circular está a unos 500 m de altitud.
 
Al final salí tres días. El primer y segundo día hice la misma ruta circular pero en sentido contrario. Ya sabemos cómo cambian las rutas. Son otras.  El tercer día decidí hacer la ruta en el sentido del segundo día, pero cuando llegué a la presa decidí volver por el mismo camino, con lo que casi duplico la distancia (salvo el tramo de asfalto de aproximación a la presa).
 
La bici
 
Esta vez alquilé una bici  Cannondale Bad Habit. Cuadro de aluminio. 11x1. Plato de 30. Cassette de 10-42. Frenos Deore. Amortiguador Rock Shox Monarch RT. Manillar súper ancho, 76 cms. Es como si sujetaras un novillo por los cuernos, supongo. Me apañé bien con el peso. Es cuestión de asumir una velocidad más contemplativa y sin concesiones a los sprint. Estuve muy a gusto con las sensaciones. Es como estar sentado en un sofá. Le fui cogiendo el tranquillo a las bajadas. Me refiero a cambiar el sentido precautorio cuando te encuentras tramos rotos, grava, piedras, etc. Con mi bici, cambio mi trazada para evitarlos. Con este tipo de rueda  te lo tragas todo. La presión de solo 1 Kg añade colchón. Me ha gustado mucho la experiencia. Muy divertida.  Experiencia Plus.

El enlace a todas las fotos
https://photos.google.com/share/AF1QipNANVRUSWvGMn-uNB3MwtWTjQRoouOU_ElUTZWy4JYY1g2VPyFHHA-ptMZKxpno1Q?key=akpDSFFvUmVPQ05OajZTa2UxMzNOQzF4NVlJNkJR
 
 
 



















Seguir leyendo »

25 de marzo de 2016

Día de estrenos


Parecía que con la Semana Santa tendríamos problemas de asistencia pero finalmente hemos conseguido juntarnos para el jueves Angel, Jose Antonio, Oscar y el que suscribe.

Desde luego que hoy ha sido un día de estrenos. Primeramente hemos estrenado los chalecos y chaquetas oficiales Boulder, Angel estrenaba una Go Pro que le habían regalado por su cumpleaños y más tarde estrenaríamos nueva senda de bajada desde Abantos nuestro propósito de la jornada.

Así pues con el éxito de salir en un día soleado empezamos a pedalear desde el polideportivo de Galapagar hacia la puerta verde. Desde allí fuimos hacia el camino de las puertas con algún que otro charco debido a las lluvias recientes y llegamos a El Escorial para empezar a subir hacia el monasterio de San Lorenzo. Yo iba detrás viendo la energía con la que Oscar seguía a Angel y no pude evitar pensar que el amigo se estaba marcando entrenamientos en secreto porque si no, no era comprensible.

Llegados al monasterio aprovechamos para comer algo y los que íbamos bien preparados quitarnos algunas capas de ropa que el sol empezaba a apretar y Malagón estaba a la vuelta de la esquina para hacernos sudar de lo lindo.

Ya avituallados empezamos a subir hacia las zetas y como siempre con ese ritmillo despreocupado a simple vista pero que por dentro te hace apretar los dientes sin que lo note nadie...Que malos somos. Una vez arriba Angel, Jose Antonio y yo aprovechamos para descansar mientras llegaba Oscar que entre resoplidos nos iba anunciando que le había dado un pajarón fruto de ir forzando desde que salimos de El Escorial.

De primeras se quería bajar, pero nada como un gel y la promesa de llegar a Malagón para, en caso de no estar en condiciones ponernos a bajar por la nueva trialera. Así que continuamos hasta Malagón y un nuevo gel hizo que Oscar nuevamente accediese a seguir subiendo hasta Abantos. Total, ya no quedaba casi nada. Foto al embalse del Tobar y en marcha.

Subimos por la pista con algo de nieve que había resistido las nuevas temperaturas y nos paramos en el mirador de Rubens (otro descubrimiento para mi) para hacer unas fotitos cuando Oscar dijo basta. Apoyado por la hora de comer que se nos echaba encima acordamos dejar la conquista de Abantos para otro día y dar la vuelta.

A pocos metros cogimos un sendero de piedras muy divertido que sale de la izquierda y que ya en alguna ocasión hemos hecho. Acabamos a pocos metros por debajo de Malagón y cien metros después, a la altura de la pradera de las vacas cogimos el nuevo sendero-trialero y comenzamos una espectacular bajada entre zetas, piedras, raíces y saltos que nos dejó directamente a la altura de la presa del Romeral y sin casi fuerzas en los brazos de la tensión acumulada.

Bajamos nuevamente hacia El Escorial y desandamos los rodado hacía Galapagar y los coches para llegar a una hora decente a casa.

Una salida redonda aunque con una seca despedida.


Alvaro.

Nota: Buen comportamiento de la nueva equipación y genial acabado.

¡Mi agradecimiento a los promotores Juan & Juan!














Seguir leyendo »

12 de marzo de 2016

Con la muerte en los talones


A pesar de que Álvaro estuvo dando vueltas toda la mañana en la avioneta, no nos alcanzó.
 
Ni lo hizo a las 9:15 cuando salimos Jorge, José Antonio, Juan B, Marcos y yo. Ni con Ángel a las 10H en el cruce del Camino del Canal con la subida a Las Cuestas. Y eso que Jorge se impuso la penitencia de hacer la ruta con unas zapatillas deportivas.(#!#!)
 
Con mejor temperatura de la esperada y un sol espectacular, continuamos por la subida a la cuesta del Burro,  demás veredas y carriles, hasta llegar al embalse de Valmayor. Le preguntamos al nazareno y aunque tuvo tentaciones de regreso siguió penando sus pecados dando la vuelta al embalse. En el cielo, Álvaro seguía volando ansioso. Nosotros oíamos el rugido del motor, pero pedaleábamos perfectamente camuflados. Ángel no se fiaba un pelo de llegar a tiempo y emprendió el regreso a casa, llegando finalmente en hora. Consiguió esquivarlo.
 
Continuamos hacia PinoAlto, bajamos hasta el campo de polo y tomamos el carril hacia Villafranca junto al picadero, donde nos sorprendió una piara de cerdos también azuzada en pleno campo por Álvaro y su avioneta. Tras cruzar el parque emprendimos la subida pestosa a Majadahonda, donde llegamos a tiempo de tomarnos una merecida cerveza.
 
Un gran día primaveral, donde el solete se  nos ha pegado y disfrutamos de una ruta muy apretada en tiempo de salida y llegada. Vamos, que la hicimos y no sólo Jorge, con la muerte en los talones.

El enlace a todas las fotos aquí: (Nuevo enlace a Google Photos, si no funciona, avisad)
 
 




 

















 
Seguir leyendo »